miércoles, 30 de agosto de 2017

Cultivos biointensivos comunitarios una alternativa a la megaindustria destructiva



  
   Cada vez es urgente la demanda de alimentos sanos y saludables, pero la tierra está cansada, por eso recurrir a cultivos biointesivos en pequeñas superficies comunales/comunarias/comunitarias/huertos familiares/huertos barriales, puede ser una de las soluciones para satisfacer la demanda de los pueblos en su alimentación. Con ello se mantendría identidad cultural, cohesión social, unión societal, además se activarían las figuras de la sabiduria andina de la Chakana: solidaridad, intercambio, comunitarismo, ayni, minka, mita, ayllu, y se rompería el círculo de las megaindustrias de agricultura, alimentación, y monocultivo industrial.

   El huerto biointesivo utiliza insumos locales, pero sin maquinaria, fertilizantes, o insecticidas industriales, de esa manera mantiene la salud holística e integral de los ecosistemas, incluída la de los animales y humanos. Un buen signo de sanidad es que la gente que siembra su tierra está siempre alegre, y celebra sus festiviades, rituales y mitos; otro signo es que en el lugar hay abejas, insectos, pájaros, o anfibios, en especial sapos y ranas, tambien los rios son cristalinos y los campos y montañas destacan su verdor.


   La agricultura biointensiva pone énfasis en la doble excavación, el uso del compostaje y abonos orgánicos, la siembra intensiva, la asociación y rotación de cultivos, y el uso de semillas originarias.

   La chakra, la millpa, la huerta, es lo más valioso de los sectores agrarios del planeta, por eso cuidarlos, abonarlos, liberarlos de químicos es importante. Amar la tierra, agradecerle por sus frutos, darle tributos, honrarla, como sucede cada año con las fiestas del ciclo agrícola: Kolla, Kapak, Pawcar, Inty Raimy, o como acontece en los cerros Acacana en Saraguro, Loja-Ecuador, o la montaña Mama Zhinzhona, en Quilloac, Cañar-Ecuador.

   Con el método biointensvo agrícola (1), siempre está cultivada la tierra, los alimentos deben estar juntos para que se protejan, eso favorece la retención de agua, y no crece monte. 



   La tierra cultivada siempre debe tener vida abundante (2) para que las plantas tengan buen rendimiento. 

   La tierra cultibada debe tener estos elementos: aire, agua, materia orgánica, minerales, y plantas.

   En Wawa Tarqui, Azuay-Ecuador, hemos sido testigos de como la Escuela Agroecológica que dirige Arariwa Sigcha, practica la agricultura biointensiva. 


    Arariwa piensa que "la tierra es parecida al cuerpo humano, cuando está enferma, luce triste, cansada, desganada, no da buenos frutos, no da buenas cosechas, porque han abusado de sus nutrientes", por eso hay que recuperarla, abonándola con microorganismos traidos del cerro donde la microbiota es sana por el efecto de agua, aire y tierra libre de tóxicos. Así mismo sucede con nuestro cuerpo cuando ingerimos alimento chatarra, o que contiene sal refinada, azucar blanco, harina refinada, arroz refinado, alimentos industriales, gaseosas carbonatadas, enfermamos y estamos tristes, desganados, por eso es necesario que cambiemos los habitos alimentarios y tragemos o ingiramos alimentos sanos, de la chakra limpia, del cerro sano, del pajonal silvestre, quizá esos microorganismos sanos que ingresan en nuesro cuerpo, lo limpien, lo sanen, asi honraríamos a los Alimentos Sagrados Que Sanan.


 

Nota:
1. Ecology Action, John Jeavons, California, USA.
2. Bacterias , hongos, insectos, microorganismos.

Bibliografía
Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales, El Huerto Familiar Biointensivo, Centro de Educación y Capacitación para el Desarrollo Sustentable, México, Disponible en:  http://biblioteca.semarnat.gob.mx/janium/Documentos/Ciga/Libros2013/CD001599.pdf  2010 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario